El Camino de la Unidad: Permite Ser, Permite la Unidad | Louis Koster - Spanish Version El Camino de la Unidad: Permite Ser, Permite la Unidad | Louis Koster - Spanish Version

El Camino de la Unidad: Permite Ser, Permite la Unidad

Posted by on March 28, 2018 in Blog, El Camino de la Unidad, Un Nuevo Lenguaje Para la Vida | 8 comments

La depresión fue una vez parte de mi vida como adolescente, y fue mi mejor amigo. Podría contarte una historia convincente al respecto. Podría decirte por qué era como era y qué necesitaba cambiar en las circunstancias de mi vida para hacer que me sintiera mejor. Nada de esto hizo ninguna diferencia en la calidad de mi vida, y llegó un momento en el que hubo un cambio que comenzó un nuevo viaje para mí, más allá del horizonte de lo que es.

Cuando te consume la depresión, no hay lugar para la unidad. La depresión es un estado del ser en el que te consume algo y no estás completamente presente en la vida. Eres eliminado de la unidad de la vida. La manera en que resolvemos nuestra depresión a menudo nos aleja de la presencia de la vida y de la unidad de la vida.

Hemos llegado a creer que cuando nombras algo, crees que lo conoces. ¿Pero en serio lo conoces? Cuando nombras algo, ahora sucede tal como es. Entonces comienzas a buscar una causa. Buscando una causa fortalece la forma en que es. Ahora estás atascado con eso. Buscar una causa y tratar de comprender “por qué eres como eres” fortalece tu forma de ser y te permite ser una víctima. Buscar una causa más te enreda en la forma en que son las cosas. Al buscar una causa, te alejas de ser la causa de lo que estás mirando, y además te separa de la vida y te aleja de la unidad. Buscar una causa te desengancha y podrás ahora creer que tienes derecho a algo y que el mundo te debe algo.

“Yo” trae un mundo tal como es, y la presencia como tal se pierde. Puedes encontrarte atrapado en el mundo tal como es, y cuanto más lucha por liberarte de él, más te enredas en él. Comprometerse con la forma en que es, ya sea resistiéndolo, asignándole causa o buscando una causa, te hace más parte de él y te conviertes en lo que te estás resistiendo. Resistir tu estado de ánimo o tratar de no deprimirte solo fortalece el estado de ánimo y no te libera de él. Buscar una causa o asignar una causa del porque las cosas son como son y porque eres como eres, te aleja de ser responsable de tu vida y ya no estás en control de tu vida.

Reconozco que he desperdiciado una parte de mi vida y viví una parte de mi en desafío, buscando una causa por la forma en que era. Generaciones de jóvenes han vivido una falsa promesa de que la libertad de un estado de inmovilización está disponible al encontrar la causa. Muchos jóvenes se perdieron y se alejaron aún más de la vida, de sus padres, sus familias o de la posibilidad de la vida, viviendo una vida de desafío, buscando una causa.

“Yo” genera una relación con el “ser” como sustancia. En el momento en que asignas la sustancia a una ocurrencia de vida, ahora comienzas a vivir como “tal como es”, lo que le permite persistir.

Ahora comienzas a creer que tiene propiedades intrínsecas, y cualquier investigación adicional sobre la naturaleza de lo que está ocurriendo ahora tal como es, da más peso a la ocurrencia.

Ahora estás enganchado por la investigación y sentenciado en un mundo propio. Lo que ha persistido como depresión es que el “yo” lo mantiene vivo al interactuar con él, resistirlo, buscar una causa, decir lo “horrible que es” o decir que “no se puede soportar” y la aparición de un estado de ánimo deprimido ahora comienza a persistir dentro de “un mundo como es” y en un “futuro de siempre”. Lo que anteriormente era solo una ocurrencia de vida, ahora comienza a vivir dentro de un yo soy, y tú ahora están enganchados en una experiencia tal como es.

Ahora se convierte en el estado de ánimo con el que te despiertas por la mañana. Ahora estás deprimido, en lugar de simplemente estar presente con un estado de ánimo “deprimido” o una “pesadez” del ser.

Ahora te sientes atrapado en una realidad, dices que no es tuya y que es del mundo. Ahora, te vuelves tan apegado al mundo tal como es, ya que estás descontento con él.

“Yo” transforma una ocurrencia de la vida en la forma en que es. Cuanto más peso le das a una ocurrencia de vida al relacionarte con ella, más vive como un Yo Soy y más eres alejado de la Unidad de la vida.

Cada Yo Soy que vives, te aleja más de la presencia de la vida. Cada Yo Soy que te guardas, te inmoviliza y te encasillas, sin espacio para moverte o permitir que surja otra posibilidad de la que es. Cada Yo Soy que eres, te mantiene atrapado en la forma en que son las cosas, y te aleja de la posibilidad de la vida y de la unidad de la vida.

La presencia te elude.

Comprender lo que es, no permite ser. Comprender lo que es, no permite que la vida entre en presencia. Comprender lo que es, no te libera dentro de la posibilidad de la unidad.

El camino de la unidad es dejar de ser y desviar tu atención de lo que te consume.

Dejar ser es donde ocurre la posibilidad de sanación. Dejar ser desenvuelve siendo “como es” y restaura el ser a la presencia. Dejar ser hace que el “yo” sea menos sólido, y permite que la vida vuelva a estar presente y te devuelva a la unidad de la vida.

Dejar ser permite que el estancamiento se transforme en la posibilidad de la unidad y recuperar la capacidad de elegir. Dejar ser interrumpe la danza de lo que mantiene al “yo” en existencia y te libera de nuevo dentro de la posibilidad de la unidad.

Dejar ser y tomar acción sobre lo que te permite entrar en la presencia de la vida es lo que te devuelve a la unidad de la vida. La sanación ocurre, cuando dejas ser, y permites a la unidad.

Permite ser, permite la Unidad.

Si la depresión o cualquier otra forma inmobilizante en tu vida es tu problema, permite ser y permite que la presencia de la vida te haga completo nuevamente. Prestar atención a lo que permite la unidad te devuelve a la posibilidad de la unidad y permite sanación. La sanación ocurre al crear una experiencia más allá del mundo de lo que es y permites que la vida vuelva a estar presente. Tomar un paso más allá del mundo de lo que es, y tomar acción en lo que te permite adentrarte en la presencia de la vida es el camino de la unidad.

La presencia cura.

No estoy ignorando la depresión inmovilizadora severa o cualquier otro estado de inercia, donde una persona ha perdido todo control y la medicación puede restablecer un desequilibrio químico para atravesar una fase de transición y el apoyo psicológico puede marcar la diferencia. Estoy hablando de depresión o de cualquier estado de inmovilización, donde todavía estás presente ante la posibilidad de vida y has conservado tu capacidad para elegir.

Cuando estás presente a un estado de depresión, permitir ser y desviar tu atención de lo que es, es donde ocurre la posibilidad de sanación. “Yo” hará cualquier cosa para mantenerte atrapado e inmovilizado dentro de no tomar acción. “Yo” te dará todas las razones para considerar por qué no debes salir de lo familiar y emprender algo nuevo que te brinde una sensación genuina de vitalidad y realización.

¿Estás dispuesto a renunciar a tu autojustificación de por qué eres como eres, por el hecho de experimentar algo nuevo en tu vida y experimentar una genuina sensación de plenitud? ¿Estás dispuesto a renunciar a usar tu estado de inmovilización como una excusa para no hacer nada? ¿Estás dispuesto a renunciar a la etiqueta por el bien de lo que es posible? ¿Estás dispuesto a renunciar a la historia de por qué eres así por la posibilidad de tener una vida plena? ¿Estás dispuesto a renunciar a tu apego al “yo” que te mantiene atrapado en la forma en que está, por el bien de la posibilidad de serlo? ¿Estás dispuesto a renunciar a tu separación por el bien de la Unidad?

Si formas parte de una comunidad, donde buscar una causa o asignar una causa forma parte de tu cultura y tu idioma de por vida, te estás minando a ti mismo y a otros en un nivel fundamental y la posibilidad de excelencia y de llegar a tu propia grandeza es perdió.

Te animo a que hagas algo amable por ti mismo, donde salgas de tu manera habitual. Haz algo escandaloso, como subirte a un avión, autobús o tren y viajar a una ciudad donde nunca haz estado antes y almorzar, o visitar un museo interesante. No necesitas una razón para hacer lo que te gusta hacer. Simplemente lo haces, porque te gusta hacerlo, y por ninguna otra razón.

Cuando das el paso para alejarte de lo que es y adentrarte en un territorio desconocido, el ruido de “Yo” será fuerte, como una canción de sirena que intenta dibujar y sedarte de nuevo a la forma en que son las cosas. Simplemente ignora el ruido, siéntate orgulloso de ti mismo y permíte perderte en una experiencia nueva y emocionante de la vida. Si salir de su rutina se siente incómodo, ¿y qué? ¡Puedes soportarlo! ¿Dónde está la evidencia de que no puedes soportarlo? Si es difícil, ¿qué lo hace demasiado difícil? No vas a morir o desmoronarte cuando pruebas algo nuevo y experimentas un poco de incomodidad. Siempre eres más grande que las circunstancias de tu vida. Ganar terreno para poder soportar la incomodidad de lo que no te es familiar, te permite expandirte y crecer dentro de la posibilidad de la unidad.

Cada paso que emprendes, donde te alejas de la forma en que es, te sientes más vivo, más genuino para ti mismo, lo que permite la posibilidad de que la unidad llegue a la presencia. Cada paso que emprendes, donde te alejas de lo que es, permite la sanación. La unidad solo llega a la presencia, cuando estás presente en algo que no es de estancamiento. Posibilidad, cualquier posibilidad que no sea el estancamiento, permite la sanación. Una vez que hayas tenido una experiencia tan positiva y te demuestres a tí mismo que puedes hacerlo, puedes ampliar esta experiencia y puedes asumir más desafíos. Cada paso que emprendes te expande en tu sentido de lo posible.

Salir de lo que le es familiar te permite crecer y ganar terreno dentro de la posibilidad de la unidad. Simplemente ignora la voz interna que intenta atraerte de vuelta en tu forma familiar. Al permanecer donde estás, no hay riesgo, no hay crecimiento y no hay responsabilidad. La depresión no lo inmoviliza a la inacción, pero al pensar en ello, lo hace.

Entregate el permiso para cometer errores y evita comparar e intentar comprender tus nuevas experiencias a partir de la realidad de cómo era. Intentar comprender la nueva y emocionante realidad que estás creando ahora, solo te atrae de vuelta a la forma en que son las cosas, que es la forma en que “yo” te devuelve a tus formas familiares. Tratar de comprender la unidad desde lo que es, te quita de la posibilidad de la unidad. Intentar comprender lo que es, no te lleva a casa de la unidad.

Cuando te sumerges en una actividad, cualquier actividad, solo existe la presencia de la vida y el sentido del yo está ausente. En todo caso, hay un sentido de lo posible y una sensación de vitalidad en expansión, donde uno se siente uno con la vida. Te sientes energizado por la vida. Al perderse en una actividad, no permites que ningún juicio, crítica o evaluación ingrese a tu mente y espacio. Tú te abstienes de revisar tus actividades todo el tiempo. Si te dedicas completamente a una actividad, eres uno con la acción. Eres uno con la vida.

Cuando “Yo” está ausente, la vida viene a la presencia. La presencia de la vida te devuelve a la posibilidad de ser y vuelve a ser completa. La presencia desplaza al mundo tal como es. La presencia sana. Donde existe la presencia de la vida, existe la posibilidad de ser y la unidad de la vida te es devuelta. Donde hay presencia de vida, hay un sentido de lo posible.

No hay unidad, donde falta presencia. No hay unidad, donde falta el sentido de lo posible.

Permítete estar emocionado y energizado por la vida. Déjate emocionar por la posibilidad de la vida. Permítete sumergirte en la vida y deja que la llama de la pasión te lleve más allá del horizonte de lo que es. Cuando no sabes por dónde empezar, comienza justo donde estás con algo que realmente te interese o capte tu curiosidad, incluso si es algo pequeño o insignificante. No importa lo que hagas. Hacer es lo que importa, donde te pierdes en una experiencia y te toca de nuevo la presencia de la vida. La sanación ocurre cuando te entregas por completo a algo y permites que la vida vuelva a estar presente.

Comienza una nueva conversación contigo mismo, donde ignoras la charla de como solías ser y cómo la vida solía ocurrirte en situaciones similares cuando estas presente en tu nuevo sentido de vida. Puedes posponer la comprensión hasta que estés jubilado y luego puedas escribir un libro sobre eso, si todavía está interesado. Mientras tanto, pospon la comprensión por un tiempo y comienza a vivir tu vida a su máximo potencial. Lo que tú llamas comprensión puede no ser una verdadera comprensión de todos modos, pero es solo la forma de “yo” para familiarizar las cosas y volverte a llevar al mundo tal como es. Ahora puedes ignorar tu adicción a la “comprensión” y negarte a permitirte ser inmovilizado por ella.

Atrévete a explorar la vida más allá del horizonte de lo que es. Permite que la niebla de la depresión desaparezca de tu vida y avance hacia lo desconocido, donde te esperan oportunidades nuevas y emocionantes. Adéntrate en lo desconocido más allá del espejo del “yo”, donde la vida espera a que te manifiestes como eres. Confía en la unidad de la vida y déjate guiar por la presencia de la unidad.

La sanación ocurre cuando estás dispuesto a ir más allá del horizonte de lo que es al dejar ser, y permites que la presencia de la vida se reestablezca. La sanación ocurre cuando permites la presencia de la vida para transformar el estancamiento dentro de la unidad.

Permite ser, permite la unidad.

Con mucho amor,

Louis


SER Feliz: ¡Cómo ser feliz realmente!” revela los secretos del Dr. Louis Koster, autor y humanitario distinguido; ayudando a eliminar la depresión, letargo, estrés, infelicidad, e incluso mal humores comunes. Este libro claramente te envuelve y proveera dirección para aquellos que están atrapados, inseguros, en las encrucijadas, o creen que hay más de la vida de lo que ellos están experimentando ahora.

Haga clic aquí para descargar gratis el libro SER Feliz: ¡Cómo ser feliz realmente!

“SER Feliz: ¡Cómo ser feliz realmente!” es el primer libro de la serie que se submerge profundamente en la “cocina del ser,” y descubre que es lo que se necesita para la mujer y hombre conscientes a llevar su vida al siguiente nivel. Deconstruye exactamente CÓMO las más grandes mujeres y hombres espirituales alcanzan un estado de claridad, y se traduce a CONSEJOS ACCIONABLES, TRABAJABLES Y LLENOS DE SENTIDO.

En Un Nuevo Lenguaje Para La Vida, el Dr. Louis Koster te muestra exactamente que es lo que se necesita para manifestar una vida llena de inspiración, como ser feliz, descubrir un nuevo camino a la libertad y convertirse en la mujer y hombre consciente máximo.

En cada libro de la serie, el Dr. Louis Koster cubrirá temas que incluyen:

*FELICIDAD– Si estas harto de ir paso por paso, o aún peor, si quieres experimentar más de lo que el conjunto de tus opciones te pueden ofrecer.
*LIBERTAD– Si ya no quieres sentirte jalado por la tiranía de tus pensamientos que surgen, si quieres descubrir la libertad de actuar en tu propia naturaleza.
*AUTENTICIDAD– Si estas harto con esa voz en tu cabeza diciéndote que hacer, si estas anhelando para encontrar tu propia voz y expresarte fantásticamente.
*INSPIRACIÓN– ¿Estas actuándo desde tus pensamientos que surgen quienes te dicen quien eres, o estas siendo guiado por tu verdadera naturaleza?
*EL ARTE DE PERMITIR– ¿Que tal si la vida se trata de descubrir tu verdadera naturaleza en cada encuentro, en cada oportunidad que llega a tu camino y lo que te ofrece la vida?

Un Nuevo Lenguaje Para La Vida es la forma perfecta para ayudarte vivir una vida plena, libre, auténtica e inspirada y manifestar tus deseos de corazón. ¿Entonces por qué no comprar el libro, y ver dónde Un Nuevo Lenguaje Para La Vida te puede llevar?

*** NUEVO: Un Nuevo Lenguaje Para La Vida ya está disponible como una App. Prueba la DESCARGA GRATUITA de Un Nuevo Lenguaje Para La Vida en www.louiskoster.com/app ***

Acerca del Dr Louis Koster:

Si realmente quieres probar tus creencias espirituales, intenta ser un doctor médico en zonas de guerra. Dr Louis Koster sirvió por más de diez años como doctor médico para Médicos Sin Fronteras, El Comité Internacional de la Cruz Roja, Visión Mundial y otras organizaciones humanitarias en puntos problemáticos alrededor del mundo. Trabajó en zonas de guerra en Bosnia, Sudán, Angola, Liberia, con refugiados Afganos en Pakistán y con refugiados Cubanos en Guantanamo Bay. Él se dio cuenta que su trabajo había lidiado con obvias situaciones de vida y muerte. Sintió un impulso irresistible para abordar las cuestiones de la vida y muerte que no eran tan obvias. Se dio cuenta que encontrar esa fuente auténtica dentro de uno mismo y accesarla a través del lenguaje propio era urgente, se trataba de una situación de vida y muerte. Hizo un compromiso para ser un estudiante por vida de lo que coloca al espíritu humano en libertad de sus propias limitaciones impuestas. La misión del Dr. Koster es mostrarte lo que es posible a través del despertar.

Por sus esfuerzos humanitarios, él ha recibido numerosos premios y ha aparecido en la radio y televisión.

8 Comments

  1. Gracias Louis, tus palabras me dan vida.
    Un abrazo

  2. Muchas gracias Louis por esa bonita información de la unidad. Gracias por compartir tu experiencia de vida al mencionar la depresión que sufriste de joven, solo de esa manera se puede comprender y ayudar a otros como lo estás haciendo tú, reitero mi agradecimiento. Abrazos.

  3. Lei El camino de la verdad,permite ser,permite la unidad,fue como si me estuviera viendo al espejo,me cuesta mucho salir de la zona de confor,cada vez estoy mas sola,me aislo.lo Que lei,si entendi bien,me dice que tengo que hacer,aunque no tenga ganas,no quiero sentirme estancada como si estuviera muerta.Le doy las gracias,me ayudo mucho,me cuesta arrancar,lo saluda cordialmente Lelia.

  4. Querido Dr.Koster. Todo lo que dices de la depresión, es tal cual .Un tiempo( ya pasado ) experimenté está enfermedad y la anorexia. Casi morí. Agradezco de corazón tus excelentes mensajes y consejos. Te envío un abrazo gigante y miles de bendiciones.

  5. Gracias…gracias por compartir tus experiencias conmigo es así como se da la posibilidad de crecer aprendiendo unos de otros…
    Abrazos!

  6. Mil gracias por tan estupendo,rotundo y claro análisis sobre un aspecto tan complicado.cmil graciosas porque ces una gran ayuda.

  7. Amado Dr. Louis Koster, DIOS TE BENDIGA …. cada información o consejo o que tienes a bien transmitirnos son GRANDIOSAS ENSEÑANZAS que refuerzan nuestro espíritu y confianza… nuestras ganas de vivir y nuestro conocimiento…. GRACIAS 🙏 GRACIAS 🙏 GRACIAS 🙏….

  8. Gracias Doctor Louis, tus lecciones son grandiosas, eres un mago. Abrazos.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate »